Membresia

PROGRAMAR NO ES MAGIA NEGRA

Eso es lo que voy a intentar enseñarte aquí.

Porque no es que tu seas muy torpe y el resto del mundo seres superiores con coeficientes intelectuales imposibles.

Lo que pasa es más sencillo. Y te voy a poner un ejemplo que vas a entender muy rápido.

Yo no se si a ti te pasaba. Pero el asqueroso de mi hermano mayor, 2 años mayor que yo y que obviamente, iba dos cursos por delante de mí tenía la fea costumbre de enseñarme su libro de matemáticas.

¿Que yo estaba en 1º de Primaria?, el me enseñaba el de 3º. ¿Que yo estaba en 3º?, el me enseñaba el de 5º.

Te puedes imaginar que a mi me parecía la cosa más dificil del mundo.

Pero al final, cuando yo llegaba a ese curso, dos años más tarde aprobaba perfectamente.

Y es que en cualquier aprendizaje si te intentas saltar pasos, pasa eso. Que todo parece complicadísimo.

Y eso es lo que quiero hacer con esta membresía. Enseñárte todas esas cosas que necesitas saber para no sentirte un zarpas, cuando lo único que pasa es que te están enseñando el libro de 5º cuando tu estás en 3º.

¿Y quien eres tú para enseñarme?

Pues te voy a hablar un poco de mí y de porqué deberías fiarte de mi.

Mira, yo mi etapa de la universidad la disfrute a unos niveles que no te haces idea.Y no hablo de jugar al mus ni de ir a todas las fiestas.

Aprendí un poquito a jugar al mus (muy poco) y fui a algunas fiestas pero sin desmadrarse.

Yo hablo de disfrutar aprendiendo.

De ir a clase y estar feliz allí. Escuchando y aprendiendo un montón de cosas.

Y lo mejor de todo. Recordándolas después del examen porque las había aprendido de verdad.

Y yo me imaginaba siendo el profesor. Siendo yo el que enseñaba a estudiantes y ver cómo pasaban de ser unos imberbes a acabar siendo ingenieros hechos y derechos que acaban siendo unos grandes profesionales.

Y pensé en hacer un doctorado. No es que me apasionara estudiar otro año de asignaturas y luego estar 3-4 años haciendo una tesis.

Es que no había otra forma de ser profesor.

Así de triste es el tema.

O te doctoras y lames anos hasta que la lengua se queda marrón o difícil ser profesor.

Así que rápidamente descarté lo del doctorado y me puse a currar.

En todas las empresas dónde he trabajado he tenido compañeros nuevos, a los que había que explicar cómo funcionaba todo.

Y es de las cosas que más he disfrutado en mi trabajo. !Enseñar lo que sabes a alguien que quiere aprender!

Y en muchas de mis evaluaciones anuales le decía a mi jefe «oye, a mí no me importaría dar cursos de algo».

Incluso en una empresa preparé un par de cursos y los impartí fuera de horas de trabajo.

!Y sin cobrar un duro!

Y entonces un día me dije.

Carlos, en internet hay un montón de cursos online.

Hay un montón de gente que pasa de ir a la universidad y de la titulitis de los masters del universo. Así que porqué no puedes tu «pasar de ser un profesor convencional»

¿Porque no creas tú una formación y la vendes por internet?

 

Es que era perfecto. Cumplir con mi sueño de enseñar, sin doctorados, ni decanos, ni lamidas de culo.

Con gente que quiere aprender (porque han pagado voluntariamente) y encima si se apuntan suficientes personas igual hasta te puedes ganar la vida con ello.

Y aquí estoy hoy. Ofreciendo esta formación.

Porque quiero que aprendas pero sobre todo porque me gusta enseñar.

Y después de escuchar esta bonita historia te estarás preguntando

¿Pero Carlos, qué hay de lo mío?

Pues vamos a ello.

En esta membresía voy a sacar una lección a la semana.

Una lección concisa, sobre algún aspecto de los sistemas Embebidos.

Un vídeo y un PDF adjunto.

¿Porque una lección a la semana y no 77878 horas de vídeo y 113 descargables?

Escucha bien, que esto es importante.

!PORQUE QUIERO QUE APRENDAS!

El Efecto Netflix

Puede que te lo hayan contado o lo hayas vivido. Pero hubo un tiempo en el que no había Netflix y las series se veían a un ritmo de un capítulo por semana.

Y durante el tiempo que pasaba entre un capítulo y otro te daba tiempo a comentar con tus colegas o tu familia el capítulo.
Te daba tiempo a divagar sobre que pasaría en el siguiente.

Y cuando llegaba el final de temporada lo disfrutabas al máximo.

Sin embargo ahora, puedes ver una serie entera en un fin de semana. Y luego saltas a la siguiente y casi ni te acuerdas de la serie.

Con los cursos online pasa un poco igual. Te apuntas a un curso con 45 videos y 77 descargables. Te lo fumas en 1 mes y luego no te acuerdas ni del 5%.

Eso suponiendo que lo acabes, porque el 90% de los cursos online no se acaban.

Yo las cosas importantes las he aprendido en «pildoras». Un día lees un artículo y luego pruebas esa cosa en tus proyectos y ves que funciona. Y ya no se te olvida.

O un compañero te explica un truco. Un muy buen truco y desde entonces lo aplicas a diario y ya se queda contigo para siempre.

Yo Te Ofrezco Justo Eso

Una lección en video con un pdf de apoyo. Corta, concisa y sin palabras rimbombantes

Tú ves el vídeo con tu PDF al lado.

Tomas tus notas.

Luego abres tu portátil y pruebas. Tocas. Rompes cosas.

Luego revisas el vídeo otra vez y vas entendiendo más.

Y cuando han pasado 4-5 días vas interiorizando el conocimiento.

¿Y si hay algo que se te atraganta?

Pues me escribes por email y yo te contesto.

Así de fácil.

Soporte atentido por mi personalmente donde resuelvo tus dudas.
Solo esto, ya vale mucho más de lo que vas a pagar.

Garantía de no funcionar como una empresa de móviles.

Supongo que te habrá pasado. Pagas 30€ de factura de móvil al mes, llamas para que te hagan algún descuento porque llevas 5 años y te dicen que te peines.

Y si te cambias de compañía te quedas en 10€ al mes.

Eso aquí no va a pasar.

Si un suscriptor entra después que tú va a ser como mínimo al mismo precio.

Y las cosas que vaya regalando tu las tendrás y los nuevos no.

Y cuando suba el precio (cosa que haré en algún momento) Tu te quedas con el mismo precio.

Porque eres cliente de antes. Así de sencillo.

Lo que tengo para ti

  • Lecciones semanales útiles y concisas.
  • Soporte personal. Si no te queda algo claro, me escribes y te contesto.
  • Te das de baja cuando quieras.
    ¿Te cansas? Pues te vas. ¿Quieres volver? Bienvenido de vuelta

¿Te interesa? Muy pronto abro las puertas.
Si te apuntas aquí, yo te aviso cuando comience la fiesta de la alquimia.